Finalizada la Campaña: "Vuelven las Pesetas"

Durante el mes de marzo pasado se dispuso hacer el pago en pesetas en todos aquellos establecimientos asociados que quisieran participar en la campaña. Bares, Restaurantes, tiendas de ropa, de alimentación, mercerías... han visto como sus clientes desempolvaban las pesetas guardadas en forma de billetes y monedas y les daban nuevamente uso con el valor monetario correspondiente.

Una campaña llena de anécdotas donde se han podido recoger billetes de doscientas pesetas, de mil, de cinco mil, de diez mil... recordar a José Celestino Mutis, a Benito Pérez Galdós, Hernán Cortés, Rosalía de Castro, así como paisajes de España... Jugar de nuevo con las escurridizas y últimas monedas de una peseta acuñadas, cuyo tamaño tan diminuto bien las hiciera parecer de azogue, y mirar nuevamente con un solo ojo por el agujero de una moneda de cinco duros... porque hablar de las pesetas, es hablar de los duros... Al igual que hoy día, que para hablar del euro coincide esa palabra al pasarlo, en este caso, "duro"...

Sea un motivo estético determinado, sea un motivo de recuerdo, sea como fuere... lo cierto es que con esta campaña se ha podido dar salida a un dinero que de otro modo no serviría para nada, ya que nadie decide acercarse al Banco de España para canjear dos mil pesetas... Una vez finalizada la campaña, nos dispusimos a entregar ese dinero recaudado en el Banco de España, donde se lee que dicho cambio podría realizarse de modo indefinido en el tiempo. Leer aquella nota informativa contrastó con la curiosa atención de un trabajador de ahí que señaló "han tenido diez años para esto"... pero con tan solo señalar el cartel, cambió la dirección de sus pasos. Y es que las reglas sean de plástico o leyes, sirven para medir los pasos. Quilos y kilos de monedas, de níquel, de cobre,... de chatarra, de billetes arrugados y raídos, hasta que al fin por una ventanilla blindada salía el cambio en euros, billetes limpios y coloridos en su arquitectura, monedas relucientes y brillantes... mas documentos para firmar.

Resaltar como anécdota la explicación del Banco de España: se hacen cargo de los billetes (pesetas) de casi un centenario pero no de las monedas que no fueran desde la última acuñación. Así pues para las monedas pre-constitucionales, las de la transición, o las de los primeros años de la democracia, su único valor es el de la chatarra; al parecer según decisión del Tesoro, y no del propio Banco de España.

Sea como fuere, desde FECONORM - Federación de Empresarios de Comercio de las Comarcas del Noroeste y Río Mula - hemos querido incentivar las ventas de una forma anecdótica e impulsar un movimiento económico de las pesetas que todavía quedan por casa; las cuales tienen una cantidad estimada en un billón de pesetas... Una cantidad que de ser cierta, las administraciones deberían volver a introducir en el mercado y aliviar a sus poseedores, además de inyectar dinero en nuestra maltrecha economía... Sacar del limbo ya no las pesetas, sino el valor de un esfuerzo pasado, anclado en una forma más de nuestra historia.

Y de este modo, nosotros hemos podido rescatar e introducir nuevamente en el mercado pesetas por valor de 4.500€ entre los pueblos de Pliego, Mula, Moratalla y Cehegín